El poder eres tú

En el transcurso de su existencia, el ser humano es participe, en primera persona, de vivencias, acontecimientos y experiencias. Unos hechos particulares que influyen en su forma de ser, sentir y actuar.
Aquellas manifestaciones del ánimo que se alteran ante las realidades que lo envuelven, provocándole emociones positivas y negativas como variación y perturbación de su estado emocional.
El problema empieza cuando no sabemos dar respuesta al estímulo de las percepciones que nos rodean y preocupan.
¿Sabemos aprovechar lo mejor de nosotros mismos? ¿Nos valoramos en nuestra justa medida? ¿Queremos cambiar nuestra vida y no sabemos cómo? ¿Aprovechamos nuestro potencial de desarrollo humano? ¿Nos aceptamos tal cual somos?
Son preguntas ante interrogantes, estados y deseos que buscan respuestas que puedan cambiar el rumbo de nuestra felicidad personal.
Para ello, pregúntate: si tú eres el problema, ¿por qué no puedes ser la solución ante las dificultades que te acucian?
Las emociones humanas nos pueden provocar trastornos nocivos, perjuicios y preocupaciones, claves en el equilibrio físico y mental.
Ante ello, debemos saber que es posible un cambio real y que estamos, sin vacilaciones, con determinación y confianza, en disposición para poder llevarlo a cabo.
Por tal motivo, tenemos que luchar sin complejos ante nuestros impulsos y sentimientos contenidos: ya que el poder eres tú. Tú has de concienciarte de que se puede evolucionar y crecer en tu potencial humano, marcándote metas. Sabiendo que, para lograrlo, has de ganar la partida a ti mismo: sin miedos, frustraciones o inseguridades.
Tú has de dominar la situación de los acontecimientos y superar los fantasmas internos que te atormentan. Aprovechando las capacidades y suficiencias que posees. Porqué en tu persona está la facultad del cambio y la transformación.
Si el dominio esta en ti, el mando será tuyo y la dominación del fracaso y el temor quedaran aparcadas. Las influencias negativas superadas y en tu persona dominará la fuerza de la motivación, siendo tú el propietario de ti mismo.
Lucha para que nada te desequilibre ni confunda. No te alteres ante las dificultades que se te presenten en el camino de la vida.
Puesto que todo cuesta y supone un sacrificio, protejámonos con la sabiduría del valor personal ante las decisiones y los hechos que nos competan.
Hagamos de nuestra identidad, el carácter propio y natural con nuestro temperamento, esencia innata e idiosincrasia consustancial.
Si el poder eres tú. Se la figura de ti mismo, sin perder la energía ni la fuerza por lo que crees firmemente.
Tus decisiones han de ser, sin dubitaciones, tus señas particulares de singularidad inherente y sencillez manifiesta.
Tú no puedes considerarte corriente porque tu genuinidad es única. El genio de ti mismo que ha de marcar la disposición de tu estado de ánimo con la chispa y la ingeniosidad innata de tu personalidad distintiva.
Si el poder eres tú, de ti depende el vigor, la fuerza y la fortaleza de tus acciones como credenciales y carta de presentación ante los demás.
Emana influencias propias que te doten de nervio y dinamismo que te hagan creer en tus posibilidades, dotándote de tenacidad y estabilidad ante las adversidades que te acucien y preocupen.
Cuando decimos que el poder eres tú es porque tú puedes impregnarte del optimismo necesario y de la seguridad verdadera en ti mismo. Te veras útil y eficaz ante los retos que te marques.
Serás tu propio seguro de garantía eficaz frente al derrotismo, el entreguismo y la negatividad manifiesta.
Tu esperanza y las ganas han de ser tu satisfacción. No en ninguna utopía de fantasía ni engaño que pueda convertirse en aquel verdadero sueño a realizar.
Convirtamos la oscuridad de los problemas en la luz que nos propicie la magia de los sueños y la realidad de los hechos.
Tu empeño será el cambio y la transformación; tu progreso de desarrollo interior, evolución y crecimiento personal.
Un cambio renovado ante lo viejo, lo innecesario y perjudicial. Verdadero ejercicio de higiene mental.
Aprovecha el momento.
Porque el poder eres tú.

Anuncios

Acerca de Lorente Andía

Reflexiones y análisis sobre el pensamiento humano y nuestra sociedad.
Esta entrada fue publicada en Sociedad y Humanismo. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El poder eres tú

  1. Amor dijo:

    Muy buena reflexión. Refleja exactamente lo que pienso de la vida y mi actitud ante ella. Sienta genial leer palabras así de vez en cuando para no dejar nunca de concienciarnos de que ninguna situación adversa podrá nunca acabar con el optimismo de una persona siempre que esta sea capaz de controlar las emociones y valorarse a sí misma como el ser humano único que es. La actitud es la clave de todo. Al fin y al cabo, lo que diferencia un día bueno de un día malo es sólo eso: la actitud.

  2. Sito dijo:

    Las típicas soplapolleces de siempre. Contra un entorno hostil puedes luchar una, dos, tres, mil veces. Cuando ves que en tu entorno más cercano cualquier tiñalpa con enchufe o contactos te adelanta por la izquierda, es de miopes o vendehumos venir con estos manuales naif que cojean por un error de base monumental: no considerar la realidad tal y como es, amigo. El resto es literatura barata para alimentar ilusiones ficticias de los atrpados en la rat race.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s