La resignación de las sociedades

Cuando las sociedades se impregnan de resignación y conformismo, la mediocridad siempre hace su aparición. Sólo desde sociedades con criterio y espíritu critico, pueden avanzar en sus conquistas, metas y anhelos de futuro. La perseverancia en las convicciones de sus individuos han de servir como transformación y estimulo en la búsqueda de su mejora social y humana.
Si el capital humano de una sociedad es su mejor patrimonio. A través de la igualdad y la libertad individual de sus ciudadanos, podremos hacer sociedades mejores: más humanas, más justas y al servicio del bien común.
Ese es nuestro reto, y esa ha de ser nuestra ambición.

Anuncios

Acerca de Lorente Andía

Reflexiones y análisis sobre el pensamiento humano y nuestra sociedad.
Esta entrada fue publicada en Sociedad y Humanismo. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s