Análisis sobre la felicidad y sus contradicciones

Muchas veces son, en esta vida, en las que el ser humano ha intentado definir el “para qué” de su existencia. ¿Qué hacemos aquí? ¿Cuál es mi finalidad? ¿Puedo llegar a ser feliz? En un plano más filosófico Aristóteles, filósofo de la Antigua Grecia definía la felicidad como una finalidad perseguida por el ser humano. En ella, si una persona conocía el bien, lo que es bueno para las personas, podía actuar de forma virtuosa y racional para hacer el bien a todo el mundo. Para otros pensadores como los hedonistas planteaban que eran los placeres terrenales y básicos los que hacían de la persona, una feliz. Por consiguiente, se han estudiado las diferentes posiciones atendiendo desde pensadores de la Grecia Clásica, fundadores de la psicología humanista como Abraham Maslow y pensadores del novecentismo como Ortega y Gasset. El ser humano, indudablemente busca la felicidad, nadie, aun voluntariamente puede actuar y dirigir su vida hacia la infelicidad. La felicidad es atractiva, plena y bella. Esta belleza es la que capta la atención y la focalización de muchas personas hacia la felicidad. Puede haber personas que cuestionen este planteamiento atendiendo a casos muy cotidianos como jóvenes y adultos con problemas con el alcohol y las drogas. Éstas, aportan una sensación de placer momentáneo en el momento que se consumen, la persona que las ingiere, cree que ese camino es la felicidad, la del momento, la de la circunstancia concreta. Involuntariamente, el sujeto actúa activamente en desarrollar un plan de vida que lo va a dirigir hacia la infelicidad. La persona en cuestión busca la felicidad de manera incorrecta, por ello sufre las consecuencias devastadoras de las sustancias que toma. De acuerdo con esto, ejemplos más mundanos que podrían ser tomar un refresco, una pizza o incluso una comida familiar, aportan una felicidad inmediata, en la mayoría de los casos, pero ¿qué ocurre cuando dejamos de tener esos placeres momentáneos? ¿dejamos de ser felices? – No, lo que ocurre es que existen dos tipos de felicidad. La primera felicidad es la que hemos denominado genérica. En esta se haya un proyecto vital de la persona en el largo plazo. Donde quiero estar en 15 años, la salud de los familiares, etc. Cuando nos damos cuenta de que estamos en el camino correcto, que estamos en la dirección de los planes de vida que nos hemos creado, eso da sensación de seguridad y tranquilidad. ¿Pero qué ocurre cuando nuestros proyectos vitales se ven afectados por no tener cumplidas necesidades tan primarias como comida, agua, un hogar o seguridad física y económica? Atendiendo a estos factores podemos ver como los planes de vida de las personas no van a poder desarrollarse porque no tienen ni los derechos humanos básicos abastecidos. Como consecuencia de ello el comportamiento de estas personas y sus relaciones interpersonales, al no estar cubiertas, no podrán ir escalando hacia metas más altas, es decir, no tendrán tanta facilidad de llegar a fines tan altos como la autorrealización porque las necesidades más simples no estarán garantizadas. En el caso de que sí se tengan cubiertas, y los planes de vida proyectados vayan en la misma dirección en la que vamos nosotros, allí nos encontraremos la felicidad que nos hace dormir tranquilos. El problema surge cuando se confunden problemas en medio de la consecución de esos planes de vida que hace que se confundan momentos puntuales y concretos con toda la vida del individuo. Por ejemplo, una persona que ha finalizado su carrera como abogado, ha aprobado el máster de acceso a la abogacía y quiere hacer su tesis doctoral. Si esa persona está convencida de lo que quiere hacer, que tiene los recursos necesarios y la capacidad para emprenderlo, esa persona debe tener una felicidad genérica plena. En medio de la consecución de la tesis dejará de ver a sus amigos, estará largas horas trabajando, se frustrará, su mentor le dirá que no lo está haciendo bien y creerá que es infeliz. La infelicidad son momentos muy concretos dentro de un espacio de tiempo mucho mayor. Si se tiene una felicidad genérica clara es mucho más fácil lidiar con las dificultades y no caer en la constante repetición de: – yo no soy feliz o no sé si lo soy.
El problema surge cuando el individuo no tiene planes de vida determinados y racionalizados por sí mismo. Si la persona no elige los planes de su vida y lo eligen por ella, si la persona no decide ella misma a través de su pensamiento que es lo que quiere hacer o aun más caótico, si la persona ni siquiera se lo plantea, entonces es muy fácil ser infeliz. Cuando una persona no esta convencida de que quiere para su futuro, o se autoconvence de que eso es lo que quiere cuando en realidad no lo quiere, esa persona cae en tristeza, depresión, apatía y frustración. El porqué es muy sencillo, como no tiene un motivo en su vida fuerte, como no le ha dado un sentido real a su vida de manera firme, todos los obstáculos e incluso felicidades momentáneas las toma de manera fría, sin ilusión y sin amor a la vida.
En conclusión, la felicidad no es un placer o una alegría constante, existe una felicidad general que nos hace estar tranquilos a nivel de seguridad, salud, necesidades y aspiraciones personales y profesionales. Dentro de esta se encuentra la felicidad o infelicidad específica, momentos de dolor como la pérdida de un ser querido o momentos de alegría como una cena con los amigos. Sin una felicidad genérica firme, los sinsabores e infortunios de la vida nos arrastraran con ellos y no viviremos una vida plena porque no veremos en la vida la belleza que tiene.

Artículo cedido para el ágoradelpensamiento
Autor: Antoni Lorente González

Anuncio publicitario

Acerca de Lorente Andía

Reflexiones y análisis sobre el pensamiento humano y nuestra sociedad.
Esta entrada fue publicada en Sociedad y Humanismo. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s